Tomates huevo de toro del Valle del Guadalhorce

Aún recuerdo el exquisito sabor de aquel tomate, que 20 años atrás en una escapada rural, una generosa mujer aloreña, y tras buscar con desesperación algo que echar a la ensalada, nos regaló, cogiéndolo directamente de la mata que tenía en su casa perdida en medio del Valle del Guadalhorce, en Málaga.

Algo que no había vuelto a probar hasta que hemos descubierto el Tomate Huevo de Toro o también conocido como tomate del terreno. Tomates que saben a tomates, todo un lujo para el paladar y que ha conseguido el reconocimiento de la comunidad gastronómica a nivel nacional.

Y aunque existen más de 40 variedades de tomate en el Valle del Guadalhorce , o también conocido como la huerta de Málaga, donde por su ubicación perfectamente definida por un conjunto montañoso y sólo abierta hacia el mar por la desembocadura del río Guadalhoce y por los fértiles suelos de sus huertas y la calidad del agua de riego procedente de manantiales, es el tomate huevo de toro, el rey de la huerta en la época estival.

Un tomate que sabe a tomate, con una producción delicada, cultivado al aire libre y con una demanda abundante de agua, su peso unitario puede oscilar entre los 300 y los 800 gramos, pudiéndose encontrar en ocasiones ejemplares cercanos al kilo. Y es su baja productividad, unas tres al año frente a los seis u ocho de media de otras variedades, lo que hace que se trate de tomates de gran calidad e intenso sabor.

Su piel es muy fina y delicada por lo que requiere una cuidadosa manipulación, lo que hace que no se comercialice en grandes superficies, sino en las tiendecitas de barrio de las zonas cercanas a las de su producción. Habitualmente su recolección se hace a primerísimas horas de la mañana, para que el calor y el contacto con la mano del recolector no lo dañe y cuando aún está verde para que su maduración total se produzca en la propia tienda, aunque lo ideal sería consumirlo directamente de la mata, tal y como tuve el placer de disfrutar años atrás.

Suave, carnoso, jugoso, ligero, fresco, con pocas pepitas, perfecto equilibrio entre dulzor y acidez, así es el tomate huevo de toro.

Y como para hacer grandes platos en la cocina, se requieren ingredientes de calidad, es el producto estrella para los platos de verano, pudiendo consumirlo sólo aderezado con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal, en una ensalada con productos de la huerta, en un fresco gazpacho andaluz o como base de los guisos enriqueciendo cualquiera de los platos de una buena cocina.

 

Si aún no has descubierto a qué saben los tomates, aprovecha este verano, prueba la gran variedad de productos locales que existen en las huertas del Valle del Guadalhorce y disfruta de la fabulosa gastronomía malagueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *